Quien aquí ha estado lo sabe. Cabo de Gata tiene ciertos aires a fin de mundo. Es de esos rincones, muy pocos ya, que al visitante resulta solitario, aislado, en cierto modo olvidado. Libre de urbanismo, edificios, de la construcción que tan a sus anchas campa a lo largo de la costa mediterránea. Aquí no encuentras ápice alguno de masificación, al menos no en la mayor parte de su extensión…

Mi artículo para el séptimo número de Esfera Magazine, revista de divulgación científica y medioambiental, está dedicado a un rincón muy especial: Cabo de Gata. Os lo presento a continuación:

 

Autora:

elisabethlahoz-laredactorambientalMe llamo Elisabeth Lahoz. Soy redactora freelance y ambientóloga. Escribo para ganarme una vida a mi manera.

Si lo deseas, puedes contactar conmigo en TwitterLinkedInGoogle Plus o mediante correo electrónico.

 

Quizá te interese:

Marcando el tiempo

Vida más allá de la luz

Las fronteras de lo conocido