buscate-la-vida-laredactorambiental

El 12 de febrero se conmemora el nacimiento de Charles Darwin. Decía este célebre naturalista «No es la especie más fuerte la que sobrevive, ni la más inteligente, sino la más receptiva al cambio».

A diario hablas con familiares, amigos… con personas que te dicen, te aseguran, que la situación: «Bueno, será algo provisional. Pronto todo esto acabará y volveremos a la normalidad». Pero yo sé que la «normalidad» ya no existe. La fiesta terminó, una fiesta que se nos fue un poco de las manos, y ahora toca el turno a las consecuencias.

En estos momentos, estos años de incertidumbre, cobran más sentido que nunca las palabras «buscarse la vida». Eso es lo que, para bien o para mal, hemos de hacer en adelante. ¿Compadecerse de uno mismo porque nos tocó vivir este período o ver la dificultad como oportunidad?

No pretendo aquí ser condescendiente ni llenar este post de ideas, recomendaciones que se nos repiten hoy hasta la saciedad en medios de comunicación, redes sociales… Es una época de cambios, sí. Pero, ¿cambios en un contexto negativo o positivo? Tú y sólo tú eliges.

Lo cierto es que sólo en crisis somos capaces de sacar lo mejor, de ser creativos, innovadores… Despertamos aptitudes, habilidades que de otro modo hubiesen permanecido dormidas. Es necesario llegar a los extremos, hasta donde corremos el riesgo de precipitarnos, para apreciar la firmeza del centro.

Es posible que aquellas personas que me aconsejan desde su área de confort, en la seguridad de su sueldo a fin de mes, en lo estable de comer con la familia los domingos… no tengan la oportunidad de experimentar la eterna libertad, el orgullo que al final del día aparece por haber salido ahí a convencer con lo mejor de ti y haberlo logrado hoy un poquito más que ayer.

Quizá la locura no es tan mala, probablemente sea la única forma de comprender.

 

Fotografía: Charles Darwin, 1869.

 

Autora:

elisabethlahoz-laredactorambientalMe llamo Elisabeth Lahoz. Soy redactora freelance y ambientóloga. Escribo para ganarme una vida a mi manera.

Si lo deseas, puedes contactar conmigo en TwitterLinkedInGoogle Plus o mediante correo electrónico.

 

Quizá te interese:

«Excelencia», que no «Perfección»

5 libros que me cambiaron (Libre de spoiler)

La «Poda sináptica». Restablecer conexiones para ser feliz