Buscar

La Redactorambiental

SERVICIOS DE REDACCIÓN Y CORRECCIÓN

Etiqueta

felicidad

En 2017, siéntete orgulloso/a. Te doy 5 razones

2017-sientete-orgulloso-laredactorambientalOrgulloso, sa
Que siente satisfacción.
Que está satisfecho de sus acciones o de lo que considera propio.

¿Sabías que el primer traje espacial fue ideado por un español? El ingeniero Emilio Herrera (Artículo ABC.es Ciencia) diseñó por primera vez en 1935 la escafandra estratonáutica, que posteriormente inspiraría los trajes utilizados en la carrera espacial. Sí, así es, aportamos nuestro granito para llegar a la Luna. Pues bien, movida por esta revelación, he decidido comenzar el año escribiendo unas líneas optimistas, una pequeña terapia para entrar en 2017 con buen pie. Repite conmigo: «En 2017 me sentiré orgulloso/a».

Días antes de que finalizase el año, escuché en la radio un espacio dedicado a esta cuestión. Despedían 2016 enumerando razones por las que sentirse orgulloso/a de lo que somos. Un oyente español y residente en el extranjero aseguraba poder saberse el lugar de procedencia de cualquier persona en función del país al cual critica. Los alemanes, claro está, hablan mal de los rusos. Los franceses, de los ingleses. Los españoles, de España.

Se dice que la persona optimista siempre tiene un proyecto entre manos, y la ilusión por llevarlo a cabo es, a su vez, el motor de dicho optimismo. Es un mecanismo que se retroalimenta. Así que, puesto que este año acaba de empezar y apenas he tenido ocasión de realizar acciones significativas por la que sentirme optimista u orgullosa, voy a recurrir a aquello que me rodea, que constituye una buena base.

¿Por qué no? De acuerdo, hay mucho por «arreglar», pero hay otro tanto que sí que funciona y que solemos no apreciar al dar por sentado o, sencillamente, desconocer.

  1. Para la primera razón me quedo cerca, en la familia. La red familiar en España constituye un enorme valor. Podemos recurrir a la familia cuando algo no marcha bien. Lo hemos comprobado, especialmente, durante la crisis. Un curioso ejemplo de ello se da en los hospitales. En nuestro país, los enfermos están permanentemente acompañados de un familiar que asume las tareas básicas de cuidado. Sin embargo, en los centros hospitalarios de zonas turísticas, donde se atiende a población extranjera y de avanzada edad, existen graves problemas de falta de personal. Los familiares se marchan una vez finaliza la hora de visita y no vuelven hasta, en el mejor de los casos, el día siguiente.
  2. Altruismo. «…líder mundial en donación y trasplantes durante 25 años consecutivos, pulveriza su propio récord y alcanza los 43,4 donantes p.m.p» (Nota de prensa). España es el país con mayor tasa de donación del mundo según la Organización Nacional de Trasplantes (ONT).
  3. Tal mes como este, en enero de 1923, Juan de la Cierva realizaba el primer vuelo en su autogiro, un invento que revolucionó la aeronáutica. Respecto a nuestra creatividad «inventiva», todos conocemos el caso de la fregona, el chupa chups o el futbolín, pero ¿sabías que el submarino fue un invento de un ingeniero murciano? La calculadora digital, la jeringuilla desechable, la guitarra española
  4. «El arte español constituye uno de los mayores acervos culturales del mundo» (enlace). Pintores como Velázquez, Dalí, Goya o Picasso; arquitectos de renombre como Gaudí; escritores y poetas de la talla de Cervantes, Lorca o Bécquer. La lista es inmensa… Lo dejo aquí.
  5. En lo relativo a mi otro campo de trabajo, el medio ambiente, «España es el primer país del mundo en número de Reservas de la Biosfera declaradas por la UNESCO» (enlace), seguido de Estados Unidos y México. Con más de 2.000 espacios y aproximadamente 15 millones de hectáreas, nuestro país es el de mayor biodiversidad y más territorio natural protegido de la Unión Europea.

Estas son mis 5 «subjetivas razones». Busca las tuyas propias, que seguro las hay, y repite conmigo de nuevo: «En 2017 me sentiré orgulloso/a». Como bien dice Luis Galindo en su libro Reilusionarse, es necesario ser un «optimista inteligente»: aprender del pasado, disfrutar del presente e ilusionarse por el futuro. Recuerda, el arte de dejar atrás los problemas para formarte y ser cada día un poco mejor se denomina «SUPER-ARTE». Sentirse bien atendiendo a lo que te rodea es, repito, una buena base para comenzar.

 

Espero que 2017 sea vuestro mejor año, solo superado por los siguientes.

Y tú, ¿eres un/a optimista inteligente? ¿Qué te hace sentir orgulloso/a?

 

Fuente imagen: pixabay

 

Autora:

elisabethlahoz-laredactorambientalMe llamo Elisabeth Lahoz. Soy redactora freelance y ambientóloga. Escribo para ganarme una vida a mi manera.

Si lo deseas, puedes contactar conmigo en TwitterLinkedInGoogle Plus o mediante correo electrónico.

 

Quizá te interese:

En ese otro camino

«Excelencia», que no «Perfección»

La «Poda sináptica». Restablecer conexiones para ser feliz

¡Búscate la vida!

buscate-la-vida-laredactorambiental

El 12 de febrero se conmemora el nacimiento de Charles Darwin. Decía este célebre naturalista «No es la especie más fuerte la que sobrevive, ni la más inteligente, sino la más receptiva al cambio».

A diario hablas con familiares, amigos… con personas que te dicen, te aseguran, que la situación: «Bueno, será algo provisional. Pronto todo esto acabará y volveremos a la normalidad». Pero yo sé que la «normalidad» ya no existe. La fiesta terminó, una fiesta que se nos fue un poco de las manos, y ahora toca el turno a las consecuencias.

En estos momentos, estos años de incertidumbre, cobran más sentido que nunca las palabras «buscarse la vida». Eso es lo que, para bien o para mal, hemos de hacer en adelante. ¿Compadecerse de uno mismo porque nos tocó vivir este período o ver la dificultad como oportunidad?

No pretendo aquí ser condescendiente ni llenar este post de ideas, recomendaciones que se nos repiten hoy hasta la saciedad en medios de comunicación, redes sociales… Es una época de cambios, sí. Pero, ¿cambios en un contexto negativo o positivo? Tú y sólo tú eliges.

Lo cierto es que sólo en crisis somos capaces de sacar lo mejor, de ser creativos, innovadores… Despertamos aptitudes, habilidades que de otro modo hubiesen permanecido dormidas. Es necesario llegar a los extremos, hasta donde corremos el riesgo de precipitarnos, para apreciar la firmeza del centro.

Es posible que aquellas personas que me aconsejan desde su área de confort, en la seguridad de su sueldo a fin de mes, en lo estable de comer con la familia los domingos… no tengan la oportunidad de experimentar la eterna libertad, el orgullo que al final del día aparece por haber salido ahí a convencer con lo mejor de ti y haberlo logrado hoy un poquito más que ayer.

Quizá la locura no es tan mala, probablemente sea la única forma de comprender.

 

Fotografía: Charles Darwin, 1869.

 

Autora:

elisabethlahoz-laredactorambientalMe llamo Elisabeth Lahoz. Soy redactora freelance y ambientóloga. Escribo para ganarme una vida a mi manera.

Si lo deseas, puedes contactar conmigo en TwitterLinkedInGoogle Plus o mediante correo electrónico.

 

Quizá te interese:

«Excelencia», que no «Perfección»

5 libros que me cambiaron (Libre de spoiler)

La «Poda sináptica». Restablecer conexiones para ser feliz

La «Poda sináptica». Restablecer conexiones para ser feliz

la-poda-sinaptica-laredactorambiental

Nacemos siendo creativos. Hubo un período en la vida de todos y cada uno de nosotros en que fuimos… sencillamente mágicos.

«Magia», qué concepto tan inocente… ¿verdad? Difícil de atribuir a alguien adulto. Pero tan fácil de percibir en los niños. ¿Por qué la perdemos por el camino? ¿Tal vez por eficiencia? ¿Por supervivencia?

Se da un momento, los expertos lo sitúan en torno a los 7 años, a partir del cual la sociedad y la educación nos cambian y nos conducen hacia lo preestablecido. Nos hace individuos parecidos, similares, con ideas que podemos situar, digámoslo así, dentro de la «normalidad». Se nos inculcan pensamientos preconcebidos, ideas fijadas en la «mente colectiva».

Siendo bebés y niños, contamos con un enorme número de conexiones sinápticas entre neuronas. Pero a medida que crecemos, dicha cantidad se ve disminuida. Es lo que se  conoce como Poda sináptica. Mediante este proceso, se van eliminando conexiones poco empleadas para asegurar aquellas que utilizamos con mayor frecuencia. El cerebro adulto será así capaz de comprender procesos de mayor complejidad.

Aunque todo esto sea un entramado mucho más complejo desde el punto de vista científico de lo que pueda explicar aquí, sí que me lleva a una idea: ¿No es posible que llevemos a cabo una poda demasiado drástica? ¿No nos lleva a perder aspectos significativos o incluso necesarios para afrontar la vida? Entre ellos la felicidad, el entusiasmo por las pequeñas cosas.

De vez en cuando aparecen esas personas, esas extrañas mentes de «niños en cuerpos de adultos». Son personajes por lo general alegres, positivos, sumamente creativos… esa creatividad del principio, la que dejamos olvidada. Los conocemos como «locos» en algunos casos. Quizá dicha sociedad o la educación no consiguieron realizar en ellos una poda tan «profunda».

¿No tendríamos que tratar de restablecer de algún modo esas conexiones extraviadas? Unir de nuevo los «cables de colores». ¿No deberíamos volver a ser, al menos un poco más, niños?

Como bien decía cierto personaje muy nuestro:

«Cambiar el mundo, amigo Sancho, que no es locura ni utopía, sino justicia».

 

Fuente fotografía: Fondo Antiguo de la Universidad de Sevilla.

 

Autora:

elisabethlahoz-laredactorambientalMe llamo Elisabeth Lahoz. Soy redactora freelance y ambientóloga. Escribo para ganarme una vida a mi manera.

Si lo deseas, puedes contactar conmigo en TwitterLinkedInGoogle Plus o mediante correo electrónico.

 

Quizá te interese:

«Excelencia», que no «Perfección»

5 libros que me cambiaron (Libre de spoiler)

¡Búscate la vida!

Create a website or blog at WordPress.com

Subir ↑